El eslogan

Comenzamos a trabajar. Pero, ¿sabemos qué es un eslogan? ¿Está bien escrita esta palabra? ¿No será mejor escribir slogan, como los ingleses? ¿ O da igual escribirlo de un modo u otro? ¿Y cuál es su plural: eslogans, slogans o eslóganes? Es importante hablar con corrección, así que vamos a descubrir el significado del término y a asegurarnos de que lo empleamos correctamente.

a) Copiad el significado de eslogan. Utiliza el diccionario de la RAE. ¿Es una palabra polisémica o monosémica?

b) ¿Es preferible escribir slogan o eslogan? ¿Cuál es el plural? Seguid este enlace.

Siempre nos dirigimos a alguien...

Observad atentamente la imagen: en ella aparecen tres carteles de la misma campaña. El eslogan de la campaña es Contra el maltratador, tolerancia cero. Los receptores de la campaña somos todos, la sociedad entera, pero cada uno de los carteles se dirige especialmente a un grupo. Debatid en equipo cuál es el receptor preferente en cada caso. Cuando tengáis una respuesta, el portavoz la compartirá con el resto de la clase. A ver si estamos todos de acuerdo...


Hay que elegir un eslogan...

Características de un buen eslogan:

  1. Es breve y fácil de recordar. Debería ser UNA SOLA FRASE, de no más de seis u ocho palabras. Si contiene demasiadas palabras, la gente tenderá a olvidarlo. 
  2. Es original y a menudo ingenioso. Para ello frecuentemente se recurre a distintas figuras literarias, como los juegos de palabras o los dobles sentidos. Por ejemplo, un eslogan de la marca comercial Adidas fue Entra en clase con buen pie. Todos sabemos qué significa entrar con un sitio con buen pie, pero aquí se juega con el significado de esa frase hecha y la relación pie-calzado. Los dobles sentidos y juegos de palabras llaman la atención del receptor y le permiten fijar mejor el eslogan en su cabeza. 
  3. Frecuentemente se dirige directamente al receptor. Hay  muchos eslóganes (pero no todos) en que el emisor se dirige directamente al receptor. Mira estos ejemplos:

           Haz tu parte (DGT)

          ¿Te gusta conducir? (BMW)

          Vuelve a casa por Navidad (turrón El Almendro)

ACTIVIDAD 1:

Revisad el eslogan que propuso vuestro grupo para nuestra campaña y apuntad cuántas de las características anteriores cumple.


Un eslogan busca influir en el receptor. Para que las personas modifiquen su comportamiento debe existir una razón. Podemos cambiar por responsabilidad, por miedo, para sentirnos mejores, por compasión, por empatía, por vergüenza... Fíjate en estos eslóganes:

  • Haz tu parte (DGT)
  • Él no lo haría (campaña para evitar el abandono de perros en verano; el eslogan se combina con la imagen de un perro solo en medio de la carretera).
  • Ante el maltratador, tolerancia cero (campaña contra la violencia machista)
  • A tu lado vamos todos (DGT)
  • Un día puedes ser donante. Un día puedes ser receptor. (Campaña para fomentar la donación de órganos en Chile)

ACTIVIDAD 2:

Decidid juntos en grupo a qué apela cada uno de estos eslóganes: miedo, responsabilidad, empatía...

Después analizad vuestro propio eslogan. ¿A qué apela? ¿Qué creéis que hará sentir a los receptores?


  • Hemos trabajado mucho. ¿Os parece adecuado el eslogan que habíais propuesto? ¿Podéis mejorarlo? ¿Se os ocurre ahora otro mejor?



El eslogan de esta imagen es demasiado largo y por eso menos efectivo que los de las dos imágenes anteriores. Pero los tres ejemplos sirven para mostrar que en una campaña de propaganda o de publicidad el eslogan no es un elemento aislado: su significado es plenamente comprensible gracias a las imágenes a las que acompañan (en carteles y folletos, pero también en anuncios audiovisuales). Y al reves: las imágenes muchas veces se pueden comprender e interpretar gracias al eslogan.

ACTIVIDAD 3

¿Qué imagen creéis que sería adecuada para acompañar vuestro eslogan? Podéis pensar en varias opciones. ¿Os animáis a hacer un boceto?